Single post

Persistencia e insistencia

En esta entrada de hoy voy a aprovechar para hablar de diferentes temas. Pero partiendo de un hecho curioso y supongo que un tanto estresante para la implicada.
Para entrar en situación. Hace unos años que cayó en mis manos uno de esos libros que no sabes muy bien por qué, pero que te va a gustar. Una novela histórica sobre la Guerra de las Rosas de título La Guerra de las Rosas – El sol en esplendor situada a mediados del siglo XV. Cuya autora es Sharon Kay Penman. No voy a empezar un exhausto comentario de texto de la obra y menos teniendo en cuenta que es una trilogía (ya iréis viendo mi tendencia con las trilogías y sagas). Lo que sí creo que puedo y debo hacer es recomendarla encarecidamente, no sólo porque me haya gustado, sino porque me emocionó.
Como breve resumen decir que el protagonista de la novela es Ricardo III. Pero no de lleno. Aquí una muestra más de la genialidad de la autora, ya que va ganando peso conforme avanzan las páginas. Un Ricardo III alejado del casi monstruo que nos presenta Shakespeare y que parece que es la imagen que más ha pesado a lo largo de la historia. Ricardo es el último hijo varón de una familia noble (la Casa York) envuelto en las intrigas de palacio y que decide cargar sobre sus hombros con la responsabilidad de… bueno, mejor lo leéis. Una cosa más, amantes de Juego de Tronos, aquí encontraréis bastantes paralelismos con la novela río tan de moda gracias a la serie de HBO.
Retornando al tema anecdotil, resulta que cuando terminé de leer el primer volumen, con el segundo en mis manos y el tercero aún sin publicar, me enteré que a la pobre de la autora le robaron, de su coche, el manuscrito original (y único) del libro. Me quedé anonadado. ¡Así que imaginaos ella! Estamos hablando del año 1976. Nada de ordenadores personales, copias de seguridad o internet. Recién salida de la universidad al mundo real… y la primera en la frente. Tal fue el shock que decidió buscarse la vida en la abogacía. Desconozco si le gustaba o no, o si simplemente era una vía de financiación. El caso es que después de seis años volvió a reescribir el libro. En esos años supongo que le daría tiempo a muchas cosas como por ejemplo llorar por la pérdida de su ópera prima a manos de un ladronzuelo de poca monta o pensar en mil y una formas de torturar al delincuente si se lo ponen delante. Tiempo también para documentarse más y mejor. Porque una cosa está clara, la obra está muy bien documentada. Y eso se nota en la calidad de las novelas.
Sin saberlo, la señorita Penman se introdujo un poco en mi vida. Una persona que a pesar de los palos se levanta, se repone y creedme, sirve de inspiración a la gente. Porque sin duda ninguna, de haberme pasado a mi, el libro se queda sin publicar. Sin embargo ver la insistencia de esta escritora, la persistencia con la que luchó para sacar adelante su trilogía, hace que uno se plantee que hay que remar contra la adversidad. Porque no nos podíamos quedar sin leer esta magnífica obra (su libro me refiero, no mi blog).
Así que si tenemos algo bueno entre manos, por favor, seguid adelante.

LEAVE A COMMENT


*

theme by teslathemes