Single post

Love a The Doors

Lo curiosa que es la vida. Puedes llamarlo karma, suerte o simplemente azar.

Este pensamiento es uno de los primeros que se me viene a la mente cada vez que empiezo a escuchar a “Love”.

Para entrar en situación, sólo decir que Love no es simplemente la traducción de “amor” en inglés, sino que es un grupazo. Una banda psicodélica y fresca, de esas que cuando los escuchas te das cuenta que sobrellevan muy dignamente el paso de los años. Fue uno de los primeros grupos multiculturales americanos, ubicados en Los Ángeles y liderado por Arthur Lee. Un personaje que por sí solo merecería una entrada propia en el blog. Pero qué mejor manera de describirlos que con sus propios temas. Para muestra un botón: My Little Red Book, Live and Let Live, Alon Again or o She Comes in Colors; no son todos sus temas más representativos, pero sí que son muy buenos.

¿Y a qué viene esta unión entre azar/karma y Love? Bueno, pues más bien se lo deberíamos preguntar a Jim Morrison y sus Doors. ¿Que por qué? Porque creo que sin Love nunca habríamos conocido a The Doors. ¿O tal vez sí? No lo sé. En cualquier caso es innegable el hecho de que los segundos deben parte de su éxito a los primeros. Y es que fue por insistencia de Arthur Lee que Elektra (la discográfica que publicaba sus discos) fuesen a ver actuar a Morrison y compañía. Y después de un par de actuaciones, en la que la primera fue un auténtico desastre, decidieron echarles el guante. Y no contentos con eso, dicen las malas lenguas que cuando ofrecieron a Love hacer una gira fuera de L.A. estos se negaron, por lo que el segundo plato fueron los Doors. ¿La gira? Todo un éxito. ¿El resto? Ya es historia.

Quiero pensar que cuando algo es bueno, muy bueno, acaba consiguiendo lo que se merece. A través de un camino más o menos largo. Con o sin trabas. Pero lo bueno llega. Esa es la razón por la que al final llegó hasta nosotros el legado de The Doors, con temas como L.A. Woman, Light my Fire o An American Player. Y también a pesar de la negativa inicial a salir de sus Ángeles natal, Love llegó a despuntar con relativo éxito. Cierto que no alcanzaron la inmortalidad que consiguió Morrison con su muerte pero al final, como decía más arriba, con más o menos dificultades, consiguieron su merecido reconocimiento.

Es por eso que siento amor por The Doors y siempre le dejo la puerta abierta a Love.

LEAVE A COMMENT


*

theme by teslathemes